Disciplinado y aguerrido

MIGUEL ÁNGEL, EL ORIGINAL “KID PAMBELÉ”

Por: Michanguelo

Cabecera-Michanguelo.png

Siempre acompañaba a su madre y a su abuela materna a la laguna de Tiscapa, donde junto a decenas de señoras capitalinas lavaban ropa ajena. Mientras ellas ganaban el sustento, lavando en las piedras que las mujeres de aquellos tiempos acomodaban a la orilla, Miguel Ángel nadaba y nadaba en las entonces frescas y aún no contaminadas aguas.

Cuando tenía unos 15 años, ya acariciaba la fantasía de ser boxeador. El deseo se fue acrecentando en su interior, hasta que llegó el momento de estar frente a un rival. El entrenador Domingo Medrano, le puso a intercambiar golpes con un pupilo ya avanzado en el boxeo. Obviamente Miguel Ángel recibió castigo.

Poco tiempo después se desquito de quien lo había vapuleado. El dólar que recibió como pago, no duró mucho en sus manos, pero la idea de hacerse boxeador permaneció.

Bill Turcios, Manuel “Carioca” Romero, Fernando Jemz, Tony Cambrice, Alexis “El zurdo Ferrari” Ronaldo Wilsito Martínez, El Gato Aguilar y Dan Pavón se cuentan entre otros, como los primeros rivales de Miguel Ángel Rivas en los inicios de su carrera.

CORPULENTO, FUERTE Y AGUERRIDO

Corpulento, fuerte pegando y recibiendo golpes, un aguerrido fajador nato, que se movía entre peso Welter y Mediano. Duro y difícil de vencer, tenaz en busca del triunfo, muy serio de carácter, respetuoso y disciplinado. Así era Miguel Ángel Rivas, “Kid Pambelè”.

En junio de 1941 fue contratado en Costa Rica para su primera experiencia internacional. El tico Emilio Castrillo fue el rival de turno, y una protestada decisión  a favor del costarricense fue el resultado.

Viajó a Colombia, Venezuela, Panamá, Cuba, México, Aruba, Guatemala, países donde su coraje y fortaleza fue visto con aprecio y respeto, tanto así, que en Colombia, peleando por la bandera de ese país, venció al famoso paraguayo Raúl Rivas. Se sabe que el colombiano, ex campeón mundial Welter Jr. Antonio Cervantes, se puso el mote de “Kid Pambelè” en honor a nuestro compatriota Miguel Ángel Rivas.

El padre del colombiano Cervantes, comentó a su hijo, quien apenas comenzaba, que había visto boxear a un nicaragüense que gustó mucho en Colombia y que este peleaba con el remoquete de “Kid Pambelè”. 

En su retorno a Nicaragua, el promotor Emiliano Murillo le contrató para enfrentarlo al entonces joven de 19 años, Jesús “Tuzo” Portuguéz, un tico de mucho temple y de características físicas similares al Kid.

EL COMBATE CONTRA TUZO PORTUGUEZ

El público había visto a Portuguéz, vencer a Fernando “Fernie” Carpentier, por tanto, el Teatro Trébol, que en ese tiempo estaba ubicado cerca donde fue luego el edificio de PETRONIC, se quedó pequeño para tanto público que abarroto el local para ver la venganza Nica. Empate fue el resultado.

Fue el 5 de septiembre de 1947. No había en la capital más de cuatro Radio emisoras, muy pocos periodistas, poca, muy poca promoción, pero mucha devoción y ánimos por el boxeo. Fue, según los diarios, un gran combate que provocó algarabía y emoción. Hubo un buen respaldo de la afición.

Después de Alexis Arguello y Ratón Mojica, Pambelè, posiblemente sea el boxeador más consentido en el boxeo nacional. Fue el brillo pugilístico de los años 40 y 50. Al concluir tan exitosa jornada como boxeador, realizó una no menos reconocida gestión como entrenador.

Por muchos años fue entrenador de seleccionados nacional. Y en el profesionalismo; Tony Huerta, Eduardo “Ratón” Mojica, Alexis Argüello, Santana Guido, Antonio Paisano, Mario Santamaría, Reynaldo “Ray” Mendoza, “El Toro” Coronado, entre otros tantos estelares púgiles nicaragüenses, pasaron por las manos laboriosas de este honroso representante y trabajador del deporte.

ALEXIS Y RAY MENDOZA LO VIERON COMO PADRE

Argüello y Ray Mendoza (QEPD ambos) siempre lo vieron y lo recordaron como un padre para ellos. Siempre infundió, disciplina y respeto. Si no era como el indicaba, mejor buscar otro entrenador. Siempre caballero y distinguido en su comportamiento, si alguna vez hizo una broma, jamás fue un charlatán.

Nació 17 de septiembre de 1914 en el barrio “Bóer” de Managua... y el 4 de mayo de 1989, a la edad de 75 años, dejó de verse caminar por la avenida central de la ¨Salvadorita¨ hoy “Cristhian Pérez”, donde vivió desde 1940 frente donde fue el “Cine Rex”. Ese día el gentil caballero, el fuerte ponchador y boxeador de fortaleza probada, que finalizó sus días como entrenador, falleció.

Todo el tiempo portaba un palillo entre sus dientes, ¿lo recuerda?... La generación de los 70, quienes le vimos como entrenador y que son relativamente pocos los que aún existimos, recordamos la historia y hazañas de nuestro “Kid Pambelè”, el original.  Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense desde el 2 de agosto de 1994.

 

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10