Padre de cinco boxeadores

RAY MÁRQUEZ, DEL FRACASO AL ÉXITO

Por: MICHANGUELO

RAY MÁRQUEZ

Hablar de "Ray" Márquez, cuyo nombre completo es Pedro José Márquez Suárez, es referirse a un hombre que entendió que no era su entorno, sino él quien debía cambiar para hacer de sí una persona útil y de su vida algo diferente. Terminó su vida activa como un destacado entrenador de boxeo.

Nació en Managua, el 27 de noviembre de 1942, en el barrio "Sangre y Arena", que estaba ubicado de El Calvario dos cuadras abajo, en Managua. "En esa época, por ahí donde yo nací había como 700 cantinas donde había licor y mujeres. Ahí vivíamos y el Terremoto de 1972 nos dejó en la calle", dice el hoy conocido como "El Profesor Márquez", al recordar esos tiempos.

Sus padres fueron Manuel Márquez Dumas y Carmen Sánchez Pasos. "Me crie en un ambiente bravo. El ruido de roconolas, gritos de pleitos y escándalos fueron algo normal que empecé a ver, sin embargo, pronto aprendí a trabajar", comentó Márquez.

DEL FÍSICOCULTURISMO AL BOX

Por el año 1958, a los 16 años de edad tenía una vulcanizadora de llantas. "Mi vulcanización estaba de baterías Hasbani una cuadra abajo, en el viejo Managua", rememoró Márquez, y al preguntarle de como ingresó al boxeo, continuó diciendo; "a los 19 años mi deporte era físico culturismo, pero un día don Rolando Peña, "Cantinflas", me dijo que para qué hacía eso, que buscara el boxeo, que ahí ganaría plata".

Así fue que pronto se vio entrenando en el Gimnasio de "Cantinflas" y poco tiempo después de dos peleas como aficionado, decide dar el salto al profesionalismo, como era costumbre en esos tiempos. Debutó enfrentando a Elmos Monje a quien derrotó en Corinto. Su segunda pelea fue otro triunfo frente al granadino Kid Chalupa.

Su corta trayectoria en el boxeo, se debió a que a temprana edad el alcoholismo le llevó por el camino derrotero. Pese a ello, su presencia se hizo sentir: derrotó a "Kid Chalupa", Pedro Córdova, Eli Flores y Pablo Emilio Buitrago.

UN PASAJE QUE LE AVERGONZÓ

"Cierto día de 1973, a los 31 años de edad me vi en condiciones tan lastimosos que me avergoncé. Es algo que ya vivía, pero nunca me había percatado. Esa tarde, para poder tomarme un trago en una cantina me mandaron a botar el aserrín de un cajón donde todos los borrachos escupíamos. Eso fue como una luz que me iluminó, y nunca más volví a tomar licor", nos relató Pedro recordando la etapa más oscura de su vida.

Aunque perdió ante Tony Quiroz, "Ray" Mendoza, Luis Cortez y otros que le vieron caer, no por falta de escuela, sino por falta de física. "Ray" era un hombre de temple y agallas, difícil de tumbar y de una fortaleza extraordinaria; por ello le conocían como "El Yunque".

Con Luis Cortez, peleando en una eliminatoria para sacar al sucesor de Ratón Mojica como Campeón Nacional de peso mosca, perdió por nocaut en el sexto round. Una herida sangrante en una de sus cejas, fue lo que motivó al réferi a suspender el combate.

"NI ME INTERSABA SUPERARME"

"Me retiré pronto, porque me di cuenta que, por mi falta de responsabilidad y mi inclinación obsesiva a la bebida, no me importaba pelear sin preparación, ni me interesaba por superarme. Era cliente fijo y es por eso que decidí retirarme", se sinceró Márquez, quien tiene unos quince años de entrenar muchachos en el gimnasio Jairo Antón, del centro policial Ajax Delgado.

"El boxeo siempre me gustó, hoy que soy un hombre cambiado, gracias a que dejé de tomar licor. Escapé de ese vicio y me quedé atrapado por el boxeo, y muy interesado en ayudar a tanto joven que, en buena cantidad, a diario atendí por unos 45 años... Cuando estuve en la escuela de boxeo que tenía la Policía en la Ajax Delgado, desde las diez de la mañana, hasta las ocho de la noche me mantenía en el gimnasio".

Pedro José Márquez, Eduardo Márquez, Marlon Márquez, Tyron Márquez y Manuel Márquez son sus hijos. Todos practicaron boxeo. Se destacaron Marlon y Eduardo; siendo este último quien conquistó un campeonato mundial: en peso paja (105 libras).

ABANDONÓ LA BEBIDA... NO EL BOXEO

Desde 1973, cuando Cali González estaba a cargo del gimnasio en el Estadio Nacional, yo le conocí. Desde ese tiempo Márquez se dedica a enseñar boxeo. Es toda una vida dedicada a este duro deporte. "Desde 1973, abandoné gracias a Dios la bebida, el boxeo no lo he podido abandonar; si me sacan o me prohíben hacer lo que hoy hago como entrenador, me muero", nos dijo al finalizar la franca conversación con este aún fornido hombre dedicado al deporte, que también fue mi entrenador.

Dejó su amada labor como entrenador, de la cual también nos dijo: "cuando nos enviaron a recibir cursos yo no perdí el tiempo como lo hicieron otros. Con Guillermo "Polvorita", en cambio de irnos de paseo, hasta cursos de Maso Terapia recibíamos. Hace unos tres años me retiré porque la edad que tengo es para cuidarme. Me gusta el boxeo, pero,,,,,ya es hora", me comentó Ray Márquez cuando le visitamos en su casa, el pasado fin de semana.

Su última pelea fue contra Pedro Córdoba a quien venció en Matagalpa en 1971. Márquez vive una vida estable, sin limitaciones. Y los días domingo, pasa rodeado de una buena cantidad de hijos y nietos que le visitan. Ray Márquez, es un hombre ejemplar.

 

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10

  • Quinta Gala Olímpica 2019
    Quinta Gala Olímpica 2019

    Nuestro Top 10