A once años de su partida

ALEXIS, REFERENCIA MUNDIAL

Por: Moisés Ávalos Ruiz

ALEXIS

¡Qué difícil ha sido borrar de la mente a Alexis Argüello! A once años de su partida sigue estando vivo en Nicaragua... y en el mundo.

En Nicaragua no sólo lo recordamos todos los años con el otorgamiento de la ORDEN ALEXIS ARGUELLO, por parte de la Alcaldía de Managua, a los atletas nicaragüenses más destacados en los conciertos nacionales e internacionales, como ocurrió en la Clase 2020 con la futbolista Sheyla Flores, el pelotero Calixto Vargas, y los campeones mundiales de boxeo, los hermanos gemelos Félix y René Alvarado.

A niveles mundiales, Alexis sigue siendo una referencia. No importa el idioma. Alexis Argüello es sinónimo de Nicaragua.

Buscando su nombre en Wilkipedia, nos encontramos que ese prestigiado Sitio Web refleja como "honores, reconocimientos y distinciones":

• Salón de la Fama del Boxeo Mundial (y refleja que su placa está muy cerca a la de Mohamed Ali, el más grande de la historia)
• Atleta del Siglo XX en Nicaragua
• En su honor, se otorga la Orden Alexis Argüello
• Las autoridades deportivas de Nicaragua han institucionalizado el Campeonato Nacional de Boxeo Olímpico "Copa Alexis Argüello"
• La juventud nicaragüense ha creado el "Movimiento Deportivo Alexis Arguello" para promover los deportes en los barrios de Nicaragua.

Wikipedia también señala como máximos méritos haber desfilado al frente de la delegación pinolera en los Juegos Olímpicos Beijing 2008.

Más allá de las fotografías inmortalizadas en muchas galerías que pidieron tomarse con él grandes estrellas de Hollywood como Clint Eastwood y Sylvester Stallone, o de las cinco películas en las que participó Alexis en la Florida (Wikipedia señala que "En Zona de Peligro" fue la mejor), o de la Canción "Palmerita" que vivirá para la eternidad en Nicaragua, encontramos dos frases de Argüello inmortalizadas en Medios de Comunicación:

El Nacional de Caracas, 1980: "Mi boxeo es destructor, por eso mi preocupación por los rivales. Estamos en el mismo negocio. Eso no se me olvida".

El Excelsior de México, 1974: "Lo peor es subestimar al contrincante. No sabes cuándo te encontrarás con un recto de derecha. Por eso hay que emplearse a fondo".

Van once años de su muerte. Pero su boxeo, su impacto en el ring. Su caballerosidad. Su carisma. Su porte. Sus palabras. Su sonrisa. Su carcajada. Y principalmente la lucha por superar cada adversidad, vivirá por siempre en cada atleta nicaragüense, en cada boxeador, en cada periodista, en cada medio de comunicación, en cada ring en el mundo. Y en el Salón de la Fama del Boxeo Mundial.